Loncheras prácticas en “un dos por tres”


¿Es tu deseo diario que la lonchera para tus pequeños ya esté lista? Creo que ninguna madre podría responder no, pues la lonchera es un trabajo que diariamente tenemos que cumplir en la época escolar. Ante tal realidad, ponemos a tu disposición algunos sencillos consejos y fáciles pasos que te aliviarán esta carga.

Lo más fácil por el apuro de las mañanas es llenar la lonchera con jugos artificiales, refrescos, frituras y golosinas. Probablemente ellos estén felices con esta merienda, pues a ellos suelen gustarles las “chucherías”.

Otras mamás prefieren darles dinero a sus hijos para que consuman algo en la cantina del colegio, y es un error porque los exponemos al consumo de comida chatarra, contaminada o en mal estado.



Es bueno que nuestros hijos conozcan desde pequeños la importancia de una alimentación nutritiva, así ellos cuando crezcan podrán hacer elecciones saludables, evocando su lonchera de la infancia.

Si queremos brindar a los niños una merienda saludable, vale la pena esforzarnos y planificar con antelación el menú.

Loading...

Al elaborar las loncheras escolares debemos cuidar no solo el factor nutricional, también es importante que le sea apetitosa, porque de lo contrario, corremos el riesgo de que regresen a casa con la comida intacta.

Por eso sigue estos prácticos consejos para preparar la lonchera en “un dos por tres”:

Usa el pan integral para reemplazar sándwiches de pan blanco. Combínalo con jamón de pavo, queso tipo paisa, mantequilla de maní, mermeladas de frutas, entre otras, que puedan hacer el sándwich atractivo para nuestros hijos. Recuerda el pan integral contiene más vitaminas y minerales, además de tener un alto contenido de fibra, lo cual es bueno para el sistema digestivo de nuestros pequeños.

Además prepara arepitas a principio de la semana y congélalas, todos los días en la mañana ya las tendrás lista y sólo deberás cocinarlas al horno, de esta manera ahorrarás tiempo, a su vez que le das a tus hijos la base de un desayuno sano.

Al prepararle arepitas no las verán tan grandes y les provocará comérselas de forma rápida, acompañándola de alimentos bajos en calorías y ricos en proteínas.

Reemplaza: Hay muchas cosas para reemplazar las comidas favoritas de tu hijo cuando éstas no son beneficiosas para su salud. Cámbiale las papas fritas por papitas horneadas o palomitas de maíz (cotufas) sin mantequilla.

Diviértete: Muéstrale todo tu amor y mantén la salud mental de tu hijo. Hazlo sonreír sorprendiéndolo con una galleta, un cereal o una fruta de esta manera no perderá el interés y se comerá toda su comida.

Aquí te mostramos algunas combinaciones para un desayuno variado:

  • Pan pita con huevo revuelto + jugo de naranja + gelatina
  • Un sándwich con jamón + chicha + durazno
  • Panqueca con mermelada + jugo de fruta natural
  • Un cereal (el de su preferencia) con leche + manzana
  • Arepa asada con queso blanco + yogurt + galleta

Fuente: Revista Madeirense al día

Recuerda, únete a nuestra página de Facebook "Hay que Entenderlas", en la que podrás leer muchas noticias e informaciones que te gustarán.

No olvides seguirnos en Instagram: @Entiendelas



Loading...

Deja un comentario