Cosas que tu novio nunca te confesará | Entiendelas.com

Cosas que tu novio nunca te confesará

Por mucho que te quiera -algo que no ponemos en duda-, hay cosas que tu novio nunca te confesará y a lo largo de los años terminarás comprobando.

Cosas que tu novio nunca te confesará

Que su ex tenía mejor cuerpo

La ruptura entre Cristiano Ronaldo e Irina Shayk es una muestra de que hasta una de las mujeres más deseadas del mundo puede tener complejo de inferioridad. Por eso, aunque quizás sea así, tu chico nunca te confesará que su ex tenía mejor cuerpo que tú.

Quizás uno de los atributos femeninos de su antigua pareja es digno de mención, pero será un tema vetado hasta los restos, salvo que la conozcas y podáis opinar los dos. Eso sí, algo que sí te habrá dicho es que “eres más guapa”, “más inteligente” o “más sexy” que ella. Cuando es para bien, somos todo oídos.

Que echa de menos jugar a los videojuegos

Sí, buena parte de los hombres pasaron su adolescencia jugando a los videojuegos. A pesar de que nosotras no le terminemos de ver la gracia -salvo contadas excepciones-, a ellos les apasiona tener un mando entre las manos y ‘matar’ a diestro o siniestro. También les encanta meterse en la piel de Simeone, Mourinho o Guardiola con los juegos de fútbol, esos que año tras año se terminan comprando porque “tienen los fichajes del verano”, aunque sea igual que el anterior.

Si eres de las que prefiere que la consola se quede en casa de su madre o con su hermano, debes saber que muchas tardes de domingo las pasaría ‘jugando a la Play’, en vez de dando vueltas por el Primark.

Que sigue viendo porno

A pesar de que la adolescencia es la etapa en la que la pornografía tiene su punto álgido, los hombres siguen viendo porno aunque tengan pareja. Sí, hay chicos que lo reconocen sin ningún tipo de reparos -al igual que muchas mujeres-, pero hay otros que temen que su pareja se enfade si creen que se excita viendo a otras mujeres.

Esto no significa que no esté contento con su vida sexual, sino que simplemente les gusta excitarse con contenido para adultos. Ya que lo sabes, si a ti también te apetece, puedes proponerle verlo juntos para calentar motores.

Que mira a otras mujeres y las compara con sus amigotes

Al igual que nosotras, ellos también se fijan en otras mujeres aunque no sea algo fácil de confesar. Seguro que en alguna ocasión le has pillado con los ojos en la masa -y no las manos, que sino sí que tendríamos un serio problema-, fijándose en el pecho o el trasero de una exuberante mujer. Y aquí no acaba la cosa.

Los hombres son muy dados a comentar con sus amigotes a los nuevos ‘fichajes’ del trabajo, el gimnasio o la comunidad de vecinos. Le gusta mirar y les gusta comparar. Abre los oídos en tu gimnasio junto a un grupo de hombres proteínicos y piensa que tu chico podría ser uno de ellos.

Que no son unos manitas

Este es uno de los secretos que caen por su propio peso en cuanto os vayáis a vivir juntos. Cuando le conoces, todo son buenas disposiciones. Te acompaña a Ikea -algo que tampoco les agrada, por cierto- e incluso se ofrece a montarte esa mesa que acabas de comprar. Si le viese su padre, te diría que jamás ha cogido un martillo o una alcayata.

A pesar de que se curten con el paso de los años, no confíes en que tu chico sabrá ponerte un enchufe o arreglarte ese grifo que gotea. Puede que sí o puede que no. Si pertenece a este último grupo, seguro que nunca te lo habrá dicho.

Que tus amigas le caen mal

Pasar la tarde con tu grupo de amigas es uno de esos planes que borrarían primero de la agenda. Por mucho que sean tus amigas, incluso de la infancia, seguro que tienen algún que otro ‘defectillo’ que tú pasas por alto porque la quieres, pero que a ellos les llega a sacar de sus casillas. Si dependiese de él, como a los primos segundos, la vería en ‘bodas, bautizos y comuniones’.

Pero como te quiere, antes que decirte que tus amigas les caen mal, incluso rematadamente mal, preferirán escaquearse cuando les sea posible.

Que a veces se acuerdan ‘in extremis’ del aniversario

Reconozcámoslo, a la mayoría de los hombres no se les da nada bien las fechas. Se acuerdan de su cumpleaños por la costumbre de recibir regalos y del día en el que se juega el Madrid-Barça por el incentivo de quedar con sus amigos y verlo en el bar. Partiendo de esa premisa, debes asumir que cuantos más años pasen, más opciones habrá de que se le olvide el aniversario.

Cumplir con un detalle o un regalo es su máxima prioridad y, si lo consiguen, nunca te confesarán que ese año se acordaron ‘in extremis’ de vuestro día especial.

Que odia ir contigo de compras

Hay hombres a los que le encanta ir de compras, como los hay también que odian el fútbol, pero en ambos casos se tratan de simples excepciones que confirman su regla: Ir de compras no es un plan para pasar una buena tarde de domingo.

Ellos son más de comprar sin pensar una y otra vez si esa prenda o esa talla les sentará realmente bien o si se la prueban y esperan a que en rebajas esté más barata. Por eso, aunque te acompañen sin rechistar, en realidad odian ir de compras contigo.

Que a veces se deja querer

A todos nos gusta sentirnos deseados, aunque hay chicos que nacieron con alma de seductores y ni siquiera cuando tienen pareja la dejan a un lado. Delante de ti, por su bien, seguramente tienda a cortarse por respeto. Sin embargo, ten por seguro que si hay una chica muy atractiva que les pregunta por una calle, si es necesario las acompañan hasta el lugar exacto.

¿Y si llega tarde por eso? Tranquila, te dirá que había más tráfico del que pensaba o que el transporte público es un infierno.

Fuente: [que.es]

Give a Comment