9 Trucos para adelgazar si eres una chica ocupada | Entiendelas.com

9 Trucos para adelgazar si eres una chica ocupada

cq5dam.web.1280.1280 (2)

Te demostramos que “no tener tiempo” no es excusa para tener un cuerpazo

1. Elimina la comida chatarra de tu cocina.
Sí, suena doloroso pero recorre tu despensa y refrigerador y saca todos los snacks llenos de azúcar, papas fritas, galletas, helado y cualquier otro tipo de comida chatarra. “Cuando estás ocupada y presionada por el tiempo, es más probable que elijas estos alimentos en lugar de algo saludable y eso, obviamente no ayuda a que pierdas peso,” comenta Alissa Rumsey, una nutrióloga de la Academy of Nutrition and Dietetics.

2. Coloca comida saludable a la altura de tus ojos.
Después de sacar toda la comida chatarra de tu cocina, saca comida y snacks saludables y ponlos justo enfrente de la línea de tus ojos para que los veas y los alcances, sugiere Rumsey. “Coloca yoghurt griego en la repisa de tu refrigerador en donde lo veas directamente sin tener que buscar, junto con sopas o caldos de verduras, arroz integral, quinoa y comidas bajas en grasa, para que las puedas ver y preparar rápidamente,” comenta.

3. Agenda tus horas para hacer ejercicio.
Las personas ocupadas apuntan sus citas en una agenda o en su planificador del celular; hacer lo mismo con tu clase de cardio puede ayudarte a cumplir tus metas para bajar de peso. “Si apuntas, entre tus pendientes, tu sesión de ejercicio, entonces serás más proclive a verlo como otra cita importante para cumplir,” asegura Rumsey.

4. Prepara comida saludable para toda la semana.
En serio, hasta el directivo de la empresa más ocupado puede tomarse unas horas el fin de semana para hacer una buena comida saludable para toda la semana. “Haz una buena cantidad de arroz integral, verduras al horno, y un guiso de pollo,” sugiere Rumsey. Todo esto se mantiene bien en el refrigerador y te servirá como una buena opción de comida sana semanal.

5. No confíes en el azúcar y la cafeína.
Una cosa es un café americano en la mañana, “pero cuando estamos estresadas y presionadas por el tiempo, tendemos a sumar estimulantes como el café y comidas dulces para obtener energía para todo el día,” comenta Rumsey. Después del estímulo inicial, el efecto del azúcar y de la cafeína se pasa y te dejará más cansada, y con más ganas de comer azúcar. La próxima vez que esto te suceda, intenta con una fruta o una barra de cereal baja en calorías.

6. Carga snacks saludables contigo todo el tiempo.
Carga comida buena y sana en tu bolsa o colócala en tu escritorio en la oficina para que nunca te quedes fuera de combate cuando te ataque el hambre. “Prefiere los snacks que tengan proteína y carbohidratos complejos, como un puñado de frutos secos, yoghurt o galletas de grano entero,” dice Rumsey.

7. Encuentra un compañero de ejercicio.
No la clase de amiga que va al gimnasio y se queda horas en el área de comida con unsmoothie de soya. Encuentra un amigo que vaya regularmente al gimnasio y que te motive, para que tus momentos de ejercicio sean más sociables y disfrutables, aconseja Rumsey. La mejor parte es que puedes ejercitarte sola; no tienen que estar pegadas todo el tiempo, pero es más probable que quieras ir cuando sabes que alguien te estará esperando en el gimnasio a una hora.

8. Aprende a preparar snacks saludables.
Esta es una estrategia inteligente para esas noches en las que llegas del trabajo muriéndote de hambre y exhausta y usas esto de pretexto para permitirte una comida engordadora. Encuentra un par de recetas saludables que requieran de poco tiempo para prepararse. En lugar de ordenar sushi a domicilio, podrás hacer estas comidas súper rápido y fácilmente. “Un poco de arroz integral con vegetales es una buena opción, una ensalada de vegetales y atún es otra, también puedes cocinarte unas salchichas con queso fresco y verduras, delicioso y rápido,” comenta Rumsey.

9. Coloca tu membresía y ropa para ir al gym cerca de tu puerta principal.
O en tu coche o en el escritorio de tu oficina. Si tu ropa y tenis de ejercicio están a la mano o en un lugar fácil de encontrar, no tendrás un buen pretexto para dejar de ir.

Fuente [Cosmopolitan]