Estrategias que funcionan para bajar de peso | Entiendelas.com

Estrategias que funcionan para bajar de peso

estrategias-para-bajar-de-peso Los expertos en nutrición saben que hay pasos fáciles de incorporar en nuestras rutinas que pueden ayudamos en nuestras dietas de adelgazar. Son pequeños detalles que funcionan y que te ayudarán a lograr perder esos kilitos de más que durante tanto tiempo te han hecho la vida cuadritos.

Recuerda siempre que todo cambio en tu forma de comer deberías consultarla con un médico nutricionista porque algunas veces lo que logras es hacer más daño que beneficios.

He aquí algunos de los tips más importantes para lograr una pérdida de peso segura y sostenida:

  1. Nunca comas mientras lees o trabajas en tu escritorio, ves la televisión o hablas por teléfono. Si lo haces, comerás más de lo debido sin siquiera tomarle el gusto a la comida, lo que te dejará insatisfecha y te forzará a comer más.
  2. Mastica chicle de canela. Su sabor es más estimulante que el de los chicles de menta o de frutas, y te mantendrá el apetito controlado mayor tiempo.
  3. Fíjate en todo lo que comes; por ejemplo, el bombón que te regalan, las galletitas que te ofrecen, las palomitas de maíz que comes en el cine. Si al final del día sumas todo esto, habrás comido más calorías de las que pensabas.
  4. Reemplaza los alimentos de mucha grasa por los de poca, como en el caso de la margarina, la leche, etc. También, cuando te sea posible, sustituye el aceite de freír por caldo de pollo desgrasado, que le da buen sabor a las comidas de vegetales, a los guisos, y otros.
  5. Cuando llegues a tu casa del trabajo, no entres a la cocina hasta pasados unos 20 minutos. Esto te evitará comer impulsada por el estrés o el cansancio.
  6. Sé creativa. Ten en casa un recipiente hondo lleno de frutas exóticas, como papayas, mangos, kiwis, etc., que no sólo son vistosas por sus colores, sino apetitosas. Esta estrategia te evitará comer dulces, galletitas o cualquier bocadillo que te engorde.
  7. No comas antes de irte a dormir. Si has cenado bien y consumes bocadillos altos en calorías antes de acostarte, subirás de peso, no porque comer a esa hora te engorde, sino porque consumirás calorías excesivas y no harás ejercicios después para quemarlas.
  8. Guarda en varios recipientes chicos la comida que te sobre. Así, ingerirás menos cuando vuelvas a comerla. Si la guardas en recipientes grandes, tendrás la tentación de devorar porciones mayores.
  9. No ordenes platos ricos en calorías en los restaurantes. Si lo haces, divídelos con otra persona en la mesa o, sencillamente, cómete la mitad. Y llénate el estómago lo más que puedas a base de ensaladas con aderezo “light”.
  10. Acostúmbrate a comer algo ligero cada dos horas. Para ello, ten siempre a mano una provisión de merienditas que sean bajas en grasa (frutas, zanahorias, tallos de apio, comidas “light”, etc.). Esta estrategia te mantendrá el estómago entretenido y te ayudará sicológicamente a no querer darte banquetes el resto del día.Otra táctica que le ayudará a cuidar su peso
  11. Coma siempre despacio.Retire del refrigerador las comidas de muchas calorías y sustitúyalas con las que piensa comer en su dieta. Si vive en familia, separe un arrea del refrigerador para sus comidas dietéticas.
  12. Ingiera mas carbohidratos complejos, es decir, granos, frutas y vegetales. Limite la cantidad de grasas que consume como quesos, mantequilla o margarina y leche, sustitúyalos por los mismos productos bajos en grasa
  13. Seleccione aderezos de ensalada de bajas calorías.
  14. Cocine sus alimentos en ollas y sartenes cubiertos de teflón, para consumir menos aceite. Hornee, ase o haga a la parrilla o en barbacoa las carnes y aves. Sustituya las papas fritas por papas asadas.
  15. Además de la alimentación correcta, algo sumamente importante en todo plan de adelgazar es conservar una actitud positiva. Varios estudios indican que aumentar la cantidad de entretenimiento diario puede contribuir al éxito de la dieta. Las personas emocionales, que comen por ansiedad, etc., suelen hacerlo, sobre todo, cuando están aburridas o deprimidas. Pero, en realidad, no es hambre lo que sienten, sino un reflejo psicológico fácil de calmar si tratan de distraer su mente hacia otras actividades.