El gen de la felicidad es el mismo que el del amor | Entiendelas.com

El gen de la felicidad es el mismo que el del amor

TM-041

En Pekín, China, encontraron un vínculo entre el “gen contento” y el estado romántico.

Publicaron sus resultados en Scientific Reports bajo el título “The association between romantic relationship status and 5-HT1A gene in young adults” (la asociación entre el estado romántico/de pareja y el gen 5-HT1A en los jóvenes).

Tuvieron que ser muy cuidadosos con el título porque su estudio se enfocó únicamente en 579 estudiantes chinos de la universidad y tuvieron que definir cuál gen para no limitarlo a algo estríctamente genética. De hecho consideran que esto no es el factor más importante, sino que la religión, depresión, apariencia física, estilo en que fueron criados etc son importantes.

Pero consideran que los estudiantes de universidad están en una tapa casi ideal para determinar fuera de estos otros factores mencionados si hay una razón genética por lo cual algunos tiene pareja y otros están solteros ya que a esta edad aun son jóvenes y no se ven obligados de estar en una relación, como los más mayores que quizás se enfrentan con presión por buscarse una pareja. Igual, tienen menos influencia de parte sus padres de cuando eran adolescentes y son más propensos a elegir.

“Comportamientos relacionados con el amor, tal como emparejamiento y afiliación afectiva también han sido asociados con los niveles de serotonina en el cerebro…En los animales no-humanos, los niveles decrecientes de niveles de serotonina via agonistas 5-HT1A disminuye la receptividad sexual de las mujeres e induce la agresión hacia las parejas masculinas” explican en el informe.

Analizaron la ADN de estos estudiantes y compararon los niveles de este gen con su estado romántico (es decir, si están en una relación o están solteros/as).

Un 50.4% de los 579 estudiantes que heredaron de sus padres dos copias de la parte del gen que se asocia con niveles más altos de serotonina estaban tenían pareja, frente a todos los demás, donde sólo 39% estaban en una relación.

“El efecto fue pequeño, pero estadísticamente significativo”, concluyen.

Fuente [PanamaAmerica]