Aprende a dejar ir y evita cargas extras del pasado | Entiendelas.com

Aprende a dejar ir y evita cargas extras del pasado

7186_18_2014_10_07_279_en

Debemos aceptar que no siempre podemos tener (ni mantener) lo que queremos, conoce los beneficios de dar este paso

¿Recuerdas la escena de Up, donde Carl suelta al precipicio su casa de toda la vida (que representaba a su fallecida esposa) y mientras ve cómo se aleja, sonríe y dice: “Es sólo una casa”? Así, así exactamente es dejar ir; es soltar todo aquello que te apega al pasado, que te impide crecer y pasar a una nueva etapa; eso a lo que te aferras porque en algún momento te dio seguridad, confort y felicidad, pero que por más que intentes preservarlo, su presencia en tu vida ya no fluye como debería.

¿Por qué cuesta tanto?

Cuando estás atravesando una situación complicada, ya sea con tu galán, en tu trabajo o personal, creamos un estado de miedo y enojo, como un túnel sin salida. Esta actitud impide que encontremos soluciones y tendemos a ver el conflicto peor de lo que en realidad es. El consejero de parejas Bill Ferguson lo explica en su página masteryoflife.com: “Para manejar una situación, necesitas acciones, no resistencia. La resistencia te impide ver la acción que tienes que tomar. Dejar ir es un proceso interior que remueve la resistencia para que puedas ver lo que necesitas hacer”, asegura.

Beneficios de hacerlo

Para soltar, es necesario empezar desde la definición de dejar ir: no es perder, sino transformar tus relaciones y emociones en algo nuevo. Cuando comienzas a verlo así, te abres al cambio y aceptas que éste es una constante en un mundo lleno de posibilidades. “¿Qué pasa cuando dejas de resistirte? Pones tu mente en paz; el miedo y el enojo desaparecen. Ves algo totalmente diferente, porque el túnel se ha ido por completo”, asegura Ferguson y agrega que la vida comienza a fluir mejor cuando hacemos nuestro ego a un lado.

¿Cómo lograrlo?

Dejar ir es la acción que conlleva dejar de resistirte al futuro. Implica entender que tu miedo es resultado de un evento que en realidad aún no ha sucedido. Bill dice que hay dos pasos importantes: el primero es la confianza. Creer que, pase lo que pase, tú estarás bien y el segundo paso es estar dispuesta a sentir tu dolor. Esto es importante porque evadirlo es justo lo que hace que te resistas. Nos resistimos a sentir dolores que ya hemos experimentado en el pasado, a sentir el desamor o el abandono de alguien, a pensar de que fracasamos, pero en realidad, esto también pasará.

Fuente [Cosmopolitan]