“Venezolanos en Panamá: ¿Inmigrantes o turistas a largo plazo?”, por @Indiferencia | Entiendelas.com

“Venezolanos en Panamá: ¿Inmigrantes o turistas a largo plazo?”, por @Indiferencia

Como ya he escrito en otros artículos, emigrar no es simplemente comprar un boleto de avión (barco, tren, bus), hacer la maleta, coger un poco de dinero e irte a vivir a otro lado. Emigrar es un cambio radical de vida, que implica comenzar desde cero, dejar atrás todo lo que conocías para iniciarte en un sitio extraño, con gente que habla distinto a ti, donde las cosas funcionan diferente, en el que no conoces a nadie y en el que nadie te conoce a ti.

2014-10-12 08.08.21

Quizás algunas ideas que expondré en este artículo pueden resultar repetitivas para quienes tienen tiempo leyéndome, pero he observado que muchas veces se siguen cometiendo errores que al final ocasionan decepciones y tristezas, que bien podrían evitarse si tenemos desde el principio una actitud positiva y adecuada a nuestra condición de inmigrantes. Por eso hoy me permito ser reiterativo; esperando seguir poniendo mi granito de arena para ayudar a otros que, como yo, recorrieron o están por recorrer ese camino tan difícil, pero a la vez tan lleno de esperanzas; hacia un nuevo país, una nueva cultura, una nueva vida.

Cuando eres inmigrante (y fíjense que aquí ya cambié de “emigrar” a “inmigrar” porque, al salir de tu país eres un emigrante pero al llegar a la nueva nación, la que te abre las puertas para que continúes con tu vida en un sitio mejor; siempre serás un inmigrante) interactúas con el país que te recibe de una manera muy distinta a la de un turista, incluso si eres “turista a largo plazo”.

Me explico, el que emigra con mentalidad de turista no se preocupa por el dinero pues cree que el dinero nunca se le va a acabar, además, como siente que está “de paseo” no ahorra en servicios públicos, espera que todo el mundo lo sirva y se desviva por él, se va de shopping y gasta ingentes sumas de dinero en artículos que probablemente no necesite, va al casino y acaba con la tarjeta de crédito, no se preocupa por tener que ir trabajar, busca el carro más grande y costoso que pueda pagar, vive alquilado en un apartamento de lujo y tiene por lo menos tres señoras de servicio y sale todos los días a comer en los mejores restaurantes; mientras se la pasa diciendo en todos lados y a todo pulmón que su país es lo mejor, que todo lo demás no sirve y menosprecia y despotrica de los locales.

A menos que gane muchísimo dinero sin trabajar, lo más probable es que en el corto plazo esa persona se quede sin fortuna y se devuelva a su país diciendo cosas como: “Panamá no es lo que me dijeron que era”, “ni se les ocurra emigrar a Panamá, yo lo hice y quebré”, “los panameños lo tratan malísimo a uno” y otras cosas por el estilo que, hay que aclarar, son 100% FALSAS.

Termina de leer el artículo “Venezolanos en Panamá ¿Inmigrantes o turistas a largo plazo?” en el blog de Enrique Vásquez @Indiferencia