Técnicas del Mindfulness que puedes incorporar en tu vida diaria


El Mindfulness o “atención plena”, es una práctica que procede de la meditación budista, y que en los últimos tiempos se ha posicionado como una de las favoritas de millones de personas alrededor del mundo.

rocas-naturaleza-meditacion-mindfullness

Se trata específicamente de desarrollar la capacidad de focalizar la atención y tomar conciencia absoluta del momento presente, el aquí y ahora.

El mindfulness, se ha ganado a lo largo del tiempo un gran número de seguidores, debido a que como técnica de relajación tiene la capacidad de enseñar a tomar conciencia plena de todas las emociones que experimenta el ser humano, con el único fin de eliminar ansiedades y sobre todo la frustración que produce el no poder cambiar ciertas cosas o situaciones.



A través de ella se puede identificar cómo nos sentimos a nivel físico y emocional y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento, ayudando significativamente a la persona a ser más honestas consigo mismo, valientes y a desarrollar una mayor capacidad de discernimiento y compasión.

Asimismo, el mindfulness además de permitir estar consciente de la realidad y de lo verdaderamente importante, ayuda a reducir categóricamente el estrés y la ansiedad, lo que trae como resultado poder valorar las situaciones con claridad y con ello, a vivir con un sentido más profundo y a disfrutar mucho más la vida.

Loading...

Aplicar esta técnica en tu vida diaria puede llegar a ofrecerte un gran número de beneficios, y aquí te mostramos cómo hacerlo para que recuperes o mantengas el equilibrio interno, atendiendo integralmente tu cuerpo, mente y espíritu.

Técnicas del Mindfulness para tu vida diaria

Especialistas aseguran que esta práctica supone una importante mejora en la calidad de vida de la persona que acude a ella, pues aporta grandes beneficios sobre la depresión, la ansiedad, los trastornos de personalidad, la obsesión, los trastornos de alimentación e incluso, una gran variedad de enfermedades físicas y metales.

-Respira. La “atención plena” tiene su base en la respiración. Fija tu atención en un objeto y respira tranquilamente, si pierdes la concentración en él, vuelve a empezar. El objetivo es reconocerlo y tomar conciencia plena de su existencia.

-Conéctate contigo. Aunque sea durante cinco minutos al día, date la oportunidad de reconectarte contigo misma, con tu ser, tu esencia, tus pensamientos y emociones. A través de este ejercicio permítete juzgarte menos, y ser más compasiva contigo.

-Dile adiós al piloto automático. Muchas personas eligen vivir sus días en piloto automático o por inercia, dejándose llevar por la rutina. Con el tiempo esto puede resultar bastante contraproducente, así que anímate a aplicar el principio fundamental del mindfulness, vive el presente a plenitud y mantente activa ante lo que ocurre en el hoy.

-Identifica tus pensamientos. Durante el día aprende a identificar las emociones y pensamientos positivos o negativos. A pesar de que estos últimos pueden llegar a ser perjudiciales para tu salud mental, te ayudarán a desarrollar tu capacidad de aceptación y tolerancia sobre ellos. Está comprobado que el aumento de la tolerancia a las emociones negativas produce una mejora generalizada en los diferentes aspectos de la vida, relaciones personales, el trabajo y la salud física.

Ya debes saber que el mindfulness es una técnica maravillosa que te ayuda a disfrutar y vivir el momento. Más que una práctica adóptala como tu estilo de vida, y te aseguramos que tu cuerpo y mente lo agradecerán.

Recuerda, únete a nuestra página de Facebook "Hay que Entenderlas", en la que podrás leer muchas noticias e informaciones que te gustarán.

No olvides seguirnos en Instagram: @Entiendelas



Loading...

Deja un comentario