Nueve cosas que tu gato odia y que probablemente no tenías idea


Los gatos son quizá las mascotas más enigmáticas que existen. Si tienes un gato, seguramente habrás notado que a veces sus comportamientos son muy extraños, y esto quizá se deba a que hay cosas que a ellos no les gustan y que tú desconoces. Fuente.

gato

Por eso aquí te traemos 9 cosas que tu gato odia:

Ser ignorado: Cuando tu gato se la pasa rozándote con su cabeza y poniéndose delante de ti, es que necesita tu atención. Date un tiempo y juega un rato con él, pues realmente les molesta que los ignoren. Los gatos no son tan solitarios como se piensa, en realidad les agrada la compañía de los humanos; eso sí, todo es cuando ellos quieren.

Las malas experiencias: Ellos tienen muy buena memoria, y pueden quedar marcados por malos ratos que hayan pasado, como una pelea con otro gato o la ida al veterinario. Así que consiéntelos mucho cuando hayan sufrido una experiencia desagradable.



La caja de arena sucia: Los gatos son animales muy limpios, por eso les gusta tener una caja de arena para hacer sus necesidades, pero realmente les incomoda cuando esta caja está sucia. ¿Acaso a ti te gusta el estado lamentable en el que se encuentran muchos baños portátiles? Ahora imagínate a tu gato, que tiene un olfato 14 veces más poderoso que el tuyo. Si no se la limpias y le cambias la arena frecuentemente, puede llegar a orinarse o defecar en otros lugares de la casa.

Los alimentos secos o en mal estado: Como ya lo mencionamos, el olfato de los mininos es muy potente, así que fácilmente se dan cuenta cuando su comida está seca o echada a perder. Ten mucho cuidado sobre todo al proporcionarles comida enlatada, pues esta se deteriora rápidamente, sobre todo cuando hace mucho calor.

Los medicamentos en forma de pastillas: Los gatos aborrecen las pastillas, porque las digieren con mucha dificultad. Según algunos estudios veterinarios, “después de 5 minutos, el 84% de las cápsulas y el 64% de las tabletas todavía permanecen en el esófago de los gatos”. Esto les puede causar una irritación llamada esofagitis, la cual es muy molesta. Si puedes conseguir una alternativa a las pastillas, ellos te lo agradecerán.

Las caricias demasiado fuertes o rápidas: Algunos gatos son demasiado sensibles a los estímulos táctiles, por eso es que se molestan si los acaricias con mucha fuerza. Esto se conoce como hiperestesia felina, y el 58% de los gatos la padece. Si recibes un arañazo o una mordida, es que te pasaste de la raya con tus caricias.

Los otros gatos: A los gatos les desagrada que otros gatos estén en su territorio. Si llevas otro minino a casa, será muy probable que se peleen, más si tu gato está acostumbrado a vivir sin la compañía de otros felinos.

Los ruidos fuertes: El oído gatuno es muy sensible. Truenos, estallidos y ruido de cohetes pueden llegar a estresarlos demasiado. Hay algunos que incluso se molestan si te escuchan gritarle a alguien.

El agua: Los gatos odian bañarse. Recuerda que ya hemos dicho que tienen muy buena memoria, así que si los bañas, lo recordarán por siempre y quizá te guarden algo de rencor. Mojarlos puede ser buena idea cuando quieres separar a dos gatos que se están peleando, pero si lo haces sólo porque sí se pueden molestar bastante contigo.

Ahora ya conoces mejor a tu gato y sabes qué cosas definitivamente no le agradan.

Recuerda, únete a nuestra página de Facebook "Hay que Entenderlas", en la que podrás leer muchas noticias e informaciones que te gustarán.

No olvides seguirnos en Instagram: @Entiendelas

Loading...

Deja un comentario